En nuestro artículo de hoy te traemos 5 claves para conseguir de manera rápida y con éxito la segunda oportunidad. Tras una lectura sabrás cómo afrontamos este tipo de procesos en Debify, y si necesitas que nos encarguemos de tu caso no tendrás más que rellenar nuestro formulario.

Pondremos a tu disposición a nuestro equipo de especialistas, que estudiarán gratuitamente tu situación y te propondrán la salida más eficaz de la insolvencia aprovechando estas estrategias y otras buenas prácticas.

¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




He leído y acepto la política de privacidad

1. Confeccionar la solicitud del AEP ante notario en menos de un mes

El proceso de segunda oportunidad se inicia con la presentación de la solicitud del Acuerdo Extrajudicial de Pagos (AEP). Esta solicitud se presenta al notario que te corresponda por domicilio.

Una vez presentada, el propio Notario o un mediador concursal se encargarán de convocar a tus acreedores a una reunión donde negociaremos el establecimiento de quitas y esperas. Muchas veces basta con tramitar esta primera fase, ya que se pueden lograr cancelaciones de hasta el 90 % de la deuda.

El problema es que la preparación de la solicitud del AEP puede conllevar cierto retraso:

  • En primer lugar, se trata de un documento de importancia capital para el proceso. Por eso muchas veces se le dedica más tiempo del necesario. Pero si cuentas con asesores especializados podrás tener lista la solicitud en un par de semanas.
  • En segundo lugar, hay que recordar que muchas veces cuesta que el mediador acepte el cargo. Esto puede implicar un retraso en la tramitación del proceso. Si en dos meses no se ha aceptado el cargo se pasará directamente a la fase de concurso consecutivo.
  • Por último, en muchos casos los propios acreedores se niegan a negociar, porque saben que no podrán optar a un acuerdo favorable. En estos casos conviene tramitar el AEP lo más rápido posible para poder pasar al concurso consecutivo.

Para agilizar el proceso y evitar estos retrasos, en Debify nos aseguramos de confeccionar y presentar la solicitud del AEP en el plazo máximo de un mes desde que nuestros clientes nos contratan.

2. Llegar a la fase judicial sin activos

El concurso consecutivo representa la segunda fase del proceso de segunda oportunidad. Se trata de una fase judicial, que se tramita bajo el control del juez mercantil.

Solo es necesario acudir a juicio cuando el AEP ha fracasado. Lo que suele pasar cuando tu patrimonio es mucho más reducido que tus deudas.

Precisamente es en la fase judicial en la que puedes pedir el beneficio de exoneración (BEPI). El BEPI te permite cancelar todas las deudas que no puedas pagar. Pero para poder solicitarlo tendrás que liquidar tu patrimonio previamente.

Por eso, un proceso rápido y exitoso suele requerir llegar a esta fase sin activos. Ten en cuenta que todo el patrimonio que te quede será ejecutado (aunque podríamos conseguir rescatar tu vivienda habitual).

De modo que llegar a la fase judicial sin activos aligerará la fase de liquidación y evitará tu perjuicio patrimonial, por contradictorio que pueda parecer.

3. Colaboración con el mediador: confeccionar un plan de pagos adecuado y rápidamente

Si el AEP es exitoso podrás evitar la fase judicial y conservar parte de tu patrimonio. Por eso es importante establecer una colaboración fluida con el mediador y diseñar un plan de pagos realista y adecuado.

El plazo para aprobar este plan de pagos es de tan solo dos meses, así que necesitarás la ayuda de un asesor experimentado. En Debify hemos preparado acuerdos exitosos en tiempo récord, ya que podemos empezar a diseñarlo desde el mismo momento de la contratación.

Al respecto de la negociación, hay que tener en cuenta:

  • Que los acreedores, en principio, no suelen estar interesados en aprobar un AEP. Por tanto, conviene determinar si interesa negociar un buen acuerdo o pasar rápidamente al BEPI. En este sentido, la experiencia adquirida en negociaciones anteriores es capital para confeccionar un plan de pagos adecuado.
  • Que el plan de pagos puede llegar a durar un máximo de 10 años. Esto supone la necesidad de ser realista en su planteamiento, ya que si aceptas un plan de pagos demasiado exigente podrías encontrarte con un incumplimiento si vuelves a tener dificultades económicas.

4. Buena fe

Si quieres tener éxito en el proceso de segunda oportunidad es imprescindible que demuestres tu buena fe. La Ley Concursal sanciona a las personas que han sido responsables de su propia insolvencia o que no tienen un historial “limpio”. En este sentido, se considera deudor de buena fe a aquel que reúna los siguientes requisitos:

  1. Que el concurso no se declare culpable. Aunque un buen abogado puede conseguir que en algunos supuestos de culpabilidad solicites el BEPI.
  2. Que no hayas sido condenado en sentencia firme, durante los últimos 10 años, por determinados delitos. Si hay un proceso penal pendiente, el proceso de segunda oportunidad quedará suspendido hasta que recaiga sentencia firme. Los delitos que impiden el acceso al proceso son los de falsedad documental o contra:
    1. Patrimonio.
    2. Orden socioeconómico.
    3. Hacienda Pública.
    4. Seguridad Social.
    5. Derechos de los Trabajadores.
  3. Que hayas celebrado (o al menos lo hayas intentado) un Acuerdo Extrajudicial de Pagos. De ahí la importancia de tramitar rápidamente esa primera etapa.
  4. Que hayas pagado todos los créditos contra la masa y los concursales privilegiados. Además, si no has intentado el AEP tendrás que haber pagado al menos el 25 % de los créditos ordinarios.

5. BEPI

Siempre que cumplas los requisitos asociados a la buena fe podrás pedir el BEPI. Este se concederá de forma automática y definitiva, cancelándose de una vez por todas la totalidad de tus deudas, incluyendo las públicas.

Sin embargo, muchas personas no disponen de liquidez para cumplir el cuarto requisito. En estos casos todavía podemos pedir el BEPI siempre que:

  1. Aceptes someterte a un plan de pagos, que puede durar hasta 5 años.
  2. No hayas incumplido las obligaciones de colaboración concursal.
  3. Ni hayas obtenido el BEPI en los últimos 10 años.
  4. Tampoco hayas rechazado ofertas de empleo adecuadas a tu capacidad en los últimos 4 años.
  5. Y aceptes que el BEPI conste en el Registro Público Concursal durante un plazo de 5 años.

En este caso, el BEPI se concederá de una forma provisional. Si cumples el plan de pagos, que incluirá las deudas privilegiadas, el mediador concursal lo elevará a definitivo. Desde este momento se habrán cancelado todas tus deudas.

Pero, ¿qué pasa si no puedes cumplir el plan de pagos? Pues que un buen abogado todavía podrá conseguirte el BEPI. Para ello es necesario que:

  1. Hayas destinado al menos el 50 % de tus ingresos embargables a la satisfacción de pagos.
  2. Se escuche a las partes, que pueden oponerse a esta forma del BEPI.

Recuerda que este es el peor de los escenarios, porque el BEPI no se concederá por imperio de la ley sino bajo la discrecionalidad del juez. De modo que, mientras que en los otros casos se te cancelarán las deudas si reúnes los requisitos, en este caso necesitarás un buen abogado.

Si quieres que analicemos tu caso solo tienes que rellenar nuestro formulario. Como ves, en Debify conocemos las claves para conseguir de manera rápida y con éxito la Segunda Oportunidad.

¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




He leído y acepto la política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×