El concurso de acreedores express permite a una empresa en situación de insolvencia liquidar la sociedad lo más rápido posible evitando sobrecostes y eventuales responsabilidades. Por tanto, probablemente se trate de la modalidad más recomendable del concurso de acreedores.

Sin embargo, no todas las empresas se pueden acoger al concurso de acreedores express. Vamos a dedicar este artículo explicar cuáles son los requisitos para poder utilizar este trámite. También destacaremos sus ventajas y la forma en que se tramita.

¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




He leído y acepto la política de privacidad

La insolvencia de las empresas

Una empresa puede verse en situación de insolvencia por muchos motivos. Puede que el modelo de negocio no sea viable y atraviese una crisis económica. También puede pasar que haya habido fluctuaciones en el mercado o que un descuadre de tesorería la haya puesto entre la espada y la pared.

Cualquiera de estas situaciones es peligrosa para la empresa, ya que compromete su viabilidad. Por supuesto, los acreedores son ajenos a la realidad de la empresa en cada momento y sus derechos de crédito están protegidos por el ordenamiento jurídico.

Para evitar perjuicios al derecho de cobro el ordenamiento jurídico introducen la figura del concurso de acreedores. El concurso de acreedores no es más qué un procedimiento judicial orientado a la liquidación del patrimonio de la empresa para pagar en la medida de lo posible a los terceros que ostenten créditos contra ella.

¿Qué ocurre cuando la empresa carece de activos?

Por supuesto, una actividad liquidadora como es el concurso de acreedores no puede prosperar si la empresa carece de activos. La ley introduce algunos instrumentos que permiten a la sociedad reestructurar o renegociar sus deudas. Pero, al contrario de lo que ocurre con la ley de segunda oportunidad, todas estas medidas van a depender de la voluntad de negociar de los acreedores.

Por tanto, lo más habitual cuando la empresa está en situación de insolvencia es que todos sus acreedores intenten recuperar sus créditos rápidamente y en la mayor cuantía posible.

Evidentemente, esto no puede prosperar cuando la sociedad carece de activos o de capital que se pueda liquidar o repartir. Precisamente para estas situaciones, la Ley Concursal introdujo la figura del concurso express.

¿Qué es el concurso de acreedores express?

El concurso de acreedores express se utiliza en las situaciones que hemos descrito. Es decir, en aquellos casos en que la falta de activos o de capital de la sociedad impiden que el procedimiento concursal vaya a ser fructífero.

Si se da esta circunstancia, el juez concursal podrá declarar la finalización del concurso en el mismo auto en que se declare el mismo. Es decir, todo el procedimiento concursal se reducirá un trámite en el que, simultáneamente:

  • Se comprobará si concurren los requisitos para acceder al concurso de acreedores express.
  • En caso afirmativo, se liquidará y extinguirá la sociedad declarándose concluido el concurso de acreedores.

Como resultado, tanto el deudor como sus acreedores como la propia Administración de Justicia se evitarán tener que tramitar un procedimiento condenado al fracaso con el consiguiente ahorro temporal y económico.

Requisitos del concurso de acreedores Express

Los requisitos del concurso de acreedores Express están regulados en el artículo 470 del Real Decreto Legislativo 1/2020. Para poder iniciar este procedimiento, el juez debe apreciar de manera evidente:

  1. Que la masa activa es presumiblemente insuficiente para satisfacer los propios gastos del procedimiento.
  2. Además, que no es previsible:
    1. Que se inicien acciones de reintegración o responsabilidad de terceros. Tengamos en cuenta que si estas acciones fueran posibles, el patrimonio del insolvente sería susceptible de incrementarse.
    2. Que tampoco es previsible que se declare la culpabilidad del concurso.

Siempre que concurran estos requisitos, el juez podrá acordar la conclusión del procedimiento en el mismo auto de declaración del concurso. Por tanto, se reducirán al máximo los trámites del concurso de acreedores.

¿Se puede reaccionar contra este auto?

Sí. Todo aquel que ostente interés legítimo puede interponer un recurso de apelación contra este pronunciamiento. De modo que el sistema de recursos sigue protegiendo los derechos de los acreedores y terceros afectados.

¿Pueden acogerse a este sistema las personas naturales?

Aunque en este artículo nos estemos centrando en los beneficios del concurso de acreedores express para las empresas, lo cierto es que las personas naturales también pueden acogerse a este sistema. En su caso lo conocemos como conclusión del concurso consecutivo por insuficiencia de masa activa.

Para ello deberán reunir los mismos requisitos que una sociedad, pudiendo solicitar posteriormente la exoneración del pasivo insatisfecho. Se trata, por tanto, de un sistema engarzado en la Ley de la Segunda Oportunidad.

Ventajas del concurso de acreedores Express

Si dedicamos un artículo específico a explicar qué es un concurso de acreedores express es precisamente para divulgar sus ventajas. Este trámite abreviado permite resolver el concurso de acreedores en tan solo dos o tres meses.

Generalmente, un concurso de acreedores puede extenderse durante más de un año. Pero, como los requisitos de esta modalidad suponen que el concurso será inoficioso para todas las partes, el concurso de acreedores express permite liquidar y extinguir la sociedad de forma prácticamente instantánea.

Evidentemente, este acortamiento de plazos supone un importante ahorro económico. Los profesionales que deban intervenir cobrarán mucho menos de lo que lo harían en un procedimiento largo y tedioso. Además, no será necesario nombrar a la administración concursal, con lo que el deudor se ahorrará sus honorarios.

Al respecto del precio, en Debify ofrecemos la posibilidad de tramitar un concurso de acreedores express desde tan solo 999 €. Como ves, esto supone un importante ahorro frente al trámite ordinario, que puede costar unos 3000 o 5000 €.

Por último, la tramitación simplificada de esta modalidad de concurso evita que se abra la fase de calificación. Esto significa que el deudor no podrá ser declarado culpable de su propia insolvencia, evitando así las eventuales sanciones que se le podrían imponer si el concurso se declara culpable.

¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




He leído y acepto la política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×