La conocida Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo que permite a los particulares y autónomos renegociar, y en algunos casos exonerar, parcial o totalmente sus deudas. Las estadísticas Ley de Segunda Oportunidad refuerzan la relevancia y la eficacia que ha tenido esta esta medida para solucionar los problemas de insolvencia de personas y empresas en nuestro país.

Los últimos datos recogidos del Instituto Nacional de Estadística indican que durante el año 2019 se acogieron a la mecanismos de segunda oportunidad 6599 personas; en el año 2018 fueron 6300, en el 2017 4277, en el 2016 fueron 2300 y tan solo 50 personas en el año 2015. En estos datos están incluidos los particulares, autónomos, profesionales y empresarios.

¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




He leído y acepto la política de privacidad

Qué estadísticas muestra la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad

La ley de Segunda Oportunidad se encuentra vigente desde el año 2015 y permite al deudor, inhibido por sus deudas, renegociarlas o exonerarse total o parcialmente. Los mecanismos de liberación que ofrece la ley apuntan a salvar una situación económica grave que impide hacer frente al pago de las deudas contraídas.

Estas leyes y las vinculadas se refieren, además, a las posibilidades reales de hacer posible el cobro por los acreedores. Desde cierto punto de vista, la ley cumple una doble función, ofrece alternativas para el pago de las deudas a una parte, y consigue la recuperación parcial de deudas incobrables, a la otra.

Antes de la vigencia de la Ley de Segunda Oportunidad, las personas físicas debían acudir al concurso de acreedores para buscar soluciones a su situación financiera. En la actualidad, las estadísticas Ley de Segunda Oportunidad indican que esta nueva ley se ha afirmado como la herramienta idónea para la resolución de problemas económicos críticos.

¿Qué dicen las estadísticas de los últimos años?

A continuación recogemos algunas estadísticas sobre la Ley de Segunda Oportunidad, desglosando conforme a Comunidades Autónomas y usuarios totales. Como se comprobará, cada vez son más los casos de éxito relacionados con este mecanismo de cancelación de deudas.

2018

Como hemos indicado, en 2018 se acogieron 6300 personas a la Ley de Segunda Oportunidad. El 28% de los concursos fueron en Cataluña, el 17% en Madrid y el 13% en la Comunidad Valenciana.

2017

En 2017 la cifra fue muy inferior, ya que se tasó en 4277 personas. El 19.7% de los concursos fueron en Cataluña, el 13.73% en la Comunidad Valenciana y 13.18% en Madrid.

2016

Los datos de 2016 fueron todavía más desalentadores. La juventud de la Ley hizo que apenas 50 personas se acogieran a su sistema. El 16.95% de los concursos fueron en Cataluña, el 12.56% en la Comunidad Valenciana y el 7.69% en Andalucía.

Al día de hoy, las estadísticas están demostrando un aumento significativo de los concursos de personas físicas. Y es que gracias a iniciativas divulgativas como la muestra, cada vez son más los deudores de buena fe que consiguen librarse de todas sus deudas con la Ley de la Segunda Oportunidad.

Los orígenes de la ley

No debe olvidarse que la remisión de deudas insatisfechas se introdujo en nuestro ordenamiento por la Ley 14/2003, en apoyo a los emprendedores, pero su aplicación práctica resultó casi nula.

Fue después de la Recomendación de la Comisión Europea del 12 de marzo del año 2014, cuando se planteó a todos los Estados la inclusión en sus ordenamientos de los mecanismos necesarios para ofrecer una segunda oportunidad real a los empresarios frustrados, mediante la condonación total de las deudas. En España se aprobó más tarde con el Real Decreto-Ley 1/2015, que estableció el marco normativo definitivo de la segunda oportunidad.

Los procedimientos se fueron mejorando y se introdujeron mejoras satisfactorias. A destacar la actitud del Tribunal Supremo, que el 2 de julio del año 2019 dictó una importante sentencia. Con base a la finalidad y espíritu de la Ley de Segunda Oportunidad, se concluyó que el crédito público también podía ser incluido en el plan de pagos. Esto abrió la puerta a la cancelación de deudas con Hacienda y la Seguridad Social y, por tanto, a la efectividad real de la norma.

Importantes beneficios de la Ley

Los beneficios de la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad implican que, después de transcurrido ese plazo, podría existir una condonación del crédito público que no se hubiera podido pagar. Las estadísticas indican que en la actualidad es bastante frecuente la derivación de responsabilidades hacia los administradores de las sociedades, por parte de la Hacienda Pública y de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Estadistas y censores coinciden en que la Ley de Segunda Oportunidad ha venido para quedarse y está demostrando en los hechos que es el modo idóneo para alivianar cargas impositivas, eliminar deudas y volver a equilibrar las finanzas.

La Ley de Segunda Oportunidad se ha constituido en una vía de escape para los deudores hipotecarios. Han aumentado proporcionalmente, en estos años, la cantidad de personas que tras perder su vivienda aún tenían deudas con el banco. Acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad les permitió exonerar el pago del monto restante de su préstamo hipotecario, a cambio de entregar la vivienda.

Debe tenerse presente que la imposibilidad de pago no puede depender, exclusivamente, de la voluntad del deudor.

Las estadísticas Ley de Segunda Oportunidad son cada vez más claras y demuestran que es una opción sumamente apta para volver a empezar de cero, para quien ocasionó la deuda y para quien necesita cobrar, la tranquilidad de futuros pagos.

También ha aumentado, en relación directa con la Ley de Segunda Oportunidad, la contratación de profesionales para la asistencia de personas o empresas en situaciones de quiebra o similares. En algunas circunstancias es imprescindible la presencia de un abogado para la solución puntual de diferencias de interpretación legal.

La incidencia del sobreendeudamiento

La Ley de Segunda Oportunidad todavía es joven en España. Pero si miramos a otros países de la Unión Europea, como Alemania, Francia o Italia, donde ya existen mecanismos de segunda oportunidad desde hace ocho años, observamos que han alcanzado los 150.000 casos.

La Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español, CIAE, recomienda a los autónomos evitar el sobreendeudamiento, salir lo más rápido posible del bloqueo económico de sus actividades económicas y utilizar la vía de la Ley de Segunda Oportunidad y el proceso concursal en su conjunto, para negociar el pago de las deudas o su posible cancelación.

Según las estadísticas Ley de Segunda Oportunidad, esta es una gestión necesaria para sanear las finanzas y llevar adelante una mejora en la vida personal, familiar, profesional o de la empresa. También abre nuevas oportunidades para el desarrollo económico, especialmente del sector emprendedor y de cara a los nuevos desafíos del mercado.

¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




He leído y acepto la política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×