Hoy queremos explicarte las ventajas de la Ley de Segunda Oportunidad para los autónomos. Esta norma, que entró en vigor en 2015 para permitir a los particulares liberarse de sus deudas, es particularmente ventajosa cuando desarrollamos actividades económicas o empresariales.

Esto se debe, principalmente, a dos causas:

  1. Como trabajadores por cuenta propia tenemos importantes obligaciones tributarias y con la Seguridad Social. Esto nos hace más susceptibles a contraer deudas públicas, que pueden ser de elevada cuantía y suelen ser más problemáticas que las deudas privadas.
  2. Además, como autónomos respondemos por la buena marcha de nuestro negocio. Por tanto, es fácil que terminemos respondiendo por las deudas de nuestra aventura económica si no llega a buen puerto, ya sea directa o solidariamente (como avalistas).

La Ley de Segunda Oportunidad para autónomos nos permitirá cancelar las deudas públicas en caso de caer en la insolvencia. Y si contamos con la asistencia de un buen abogado podremos salvar parte de nuestro patrimonio y liberar de responsabilidad a nuestros avalistas.

Si eres autónomo y tienes más deudas de las que puedes pagar, este artículo te interesa.

¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




He leído y acepto la política de privacidad

Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad para los autónomos

La Ley de Segunda Oportunidad (25/2015) introdujo algunas novedades en la Ley Concursal (22/2003). Su objetivo era facilitar el acceso de las personas naturales al concurso de acreedores.

El concurso de acreedores es una herramienta que permite a una persona en situación de insolvencia liquidar su patrimonio para satisfacer en la medida de lo posible a sus múltiples acreedores. Pero antes de que se aprobara la Ley de la Segunda Oportunidad estaba destinado principalmente a las personas jurídicas.

Actualmente, las personas naturales (particulares y autónomos) pueden acogerse al mecanismo de segunda oportunidad. Se trata de un procedimiento de fresh start, que permite al quebrado volver a empezar.

Para acogerse a este procedimiento hay que cumplir ciertos requisitos, que pretenden verificar que no actuamos en fraude de nuestros acreedores. Los requisitos básicos son:

  • No haber cometido determinados delitos contra el orden socioeconómico en los últimos 10 años.
  • Ni haber provocado o agravado nuestra insolvencia.
  • Y, por último, no haber recurrido a este mecanismo en los últimos 5 años.

Cumpliendo estos requisitos podremos entrar en un proceso de renegociación de nuestras deudas, conocido como “acuerdo extrajudicial de pagos”. Este se desarrollará en circunstancias favorables, ya que:

  • Congelará las ejecuciones y el devengo de intereses.
  • Si conseguimos suficientes adhesiones, nuestra propuesta será vinculante para todos nuestros acreedores.

Pero si estas negociaciones fueran insuficientes todavía podremos solicitar el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho. Flexibilizando el principio de responsabilidad patrimonial universal, este beneficio nos permitirá cancelar las deudas que no hayamos podido pagar.

Para ello se nos pedirán otros requisitos, como ser deudores de buena fe y, en su caso, someternos a un plan de pagos que puede tener una duración máxima de 5 años. Posteriormente, todas nuestras deudas estarán canceladas y podremos volver a empezar.

Cómo beneficia la Ley de Segunda Oportunidad a los autónomos

La Ley de la Segunda Oportunidad está destinada a las personas naturales. Pero lo cierto es que los autónomos podemos obtener más ventajas que los particulares que no se dedican a actividades profesionales o empresariales.

Cancelación de deudas públicas

Como ya hemos indicado, nuestras relaciones con Hacienda y la Seguridad Social pueden derivar en deudas con el Tesoro Público. Este tipo de deudas (créditos públicos) generan importantes inconvenientes, ya que:

  • La Ley permite a las Administraciones Públicas exigir recargos e intereses. Lo cual implica que las deudas impagadas pueden crecer rápidamente si no nos hacemos cargo de las mismas.
  • Además, la Administración tiene la facultad de iniciar una ejecución forzosa. Por tanto, no necesitará acudir a los Tribunales para ejecutar nuestro patrimonio. Esto significa que podemos encontrarnos con un embargo mucho antes de lo que ocurriría si el acreedor fuera privado.
  • Por último, la Administración funciona conforme al principio de legalidad. Esto impide que se pueda renegociar una deuda salvo en contadas excepciones. Así que nos tendremos que someter a la legislación administrativa si queremos solicitar un aplazamiento o fraccionamiento.

Aunque la redacción original de la Ley de la Segunda Oportunidad nos hace entender que estos créditos públicos no se ven afectados por la norma, lo cierto es que sí podemos cancelarlos. Y ello desde que el Tribunal Supremo se pronunciara a favor de esta anulación en su histórica Sentencia de julio de 2019.

Esto nos permitirá cancelar en torno al 70 % de la deuda pública. Respecto a las deudas restantes, podrán incluirse en el plan de pagos, lo que permitirá fraccionarlas conforme a las instrucciones judiciales.

Exclusión de la responsabilidad del avalista

Cuestión similar ocurre con los avalistas, aparentemente inmunes al mecanismo de segunda oportunidad a tenor de la Ley. En este caso todavía no disponemos de una jurisprudencia asentada, pero viene admitiéndose que, en muchos de los casos en que se aplique el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, sus ventajas alcanzarán a los avalistas.

Levantamiento de embargos

Por supuesto, otra de las ventajas útiles para los autónomos es que cuando solicitemos la apertura del acuerdo extrajudicial de pagos se detendrán los embargos y el devengo de intereses.

Además, debemos recordar que el legislador pretendió proteger la continuidad de nuestra actividad. Así que, como ocurre en los concursos de acreedores, los bienes afectos a la actividad empresarial y profesional se verán especialmente protegidos.

Posibilidad de reestructuración crediticia

Pese a que las anteriores son las principales ventajas de la Ley de Segunda Oportunidad para los autónomos, no debemos menospreciar los efectos del acuerdo extrajudicial de pagos:

  • En algunas ocasiones se ha llegado a cancelar el 99 % de la deuda mediante el establecimiento de quitas.
  • Las esperas podrían abarcar un período máximo de 10 años, por lo que el pago de la deuda puede facilitarse enormemente.
  • Cabe la posibilidad de convertir la deuda, capitalizarla o satisfacerla mediante la cesión de bienes o derechos.

En definitiva, este mecanismo es tremendamente útil para los trabajadores por cuenta propia. Si necesitas cancelar tus deudas como profesional o empresario, te recomendamos que solicites lo antes posible el acceso a esta herramienta.

Al rellenar nuestro formulario podremos estudiar tu caso y cancelar deudas de hasta cinco millones de euros desde tan solo dos mil cuatrocientos euros. Además, podremos pactar un pago fraccionado para no suponer una carga para ti.

Somos especialistas en Ley de Segunda Oportunidad para autónomos, y podemos ayudarte a volver a empezar como ya lo hemos hecho con otros profesionales.

¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




He leído y acepto la política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies