La Ley de Segunda Oportunidad es una norma que permite a la personas físicas (particulares y autónomos) insolventes reestructurar sus deudas e incluso cancelarlas. Para ello emplea un procedimiento separado en diferentes fases. Con la ayuda de un especialista cualquier persona podrá tramitarlo fácil y cómodamente y salir de su situación de insolvencia.

    ¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




    He leído y acepto la política de privacidad

    El objetivo de la Ley de Segunda Oportunidad

    Para entender qué es la Ley de Segunda Oportunidad deberíamos empezar analizando sus objetivos. Debemos tener en cuenta que esta es una norma dictada en plena recuperación económica, tras una crisis de efectos devastadores para muchas familias y profesionales.

    Nos encontramos, pues, con que en 2015 había muchos profesionales ahogados en deudas, así como familias bajo amenaza de perder su casa en una ejecución hipotecaria.

    El Gobierno reaccionó creando un mecanismo de segunda oportunidad para personas naturales (RD 1/2015), posteriormente ratificado en el Congreso (Ley 25/2015). Su misión era ofrecer una solución que permitiera:

    “que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la oportunidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer”.

    Se introdujo así un sistema que flexibilizó el principio de responsabilidad patrimonial universal, facilitando a los deudores de buena fe el librarse de sus deudas.

    Por supuesto, la Ley de Segunda Oportunidad incluye herramientas de protección a los acreedores, que impiden que se cancelen deudas en su perjuicio. He ahí la exigencia de la buena fe del deudor.

    En definitiva, la Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo que permite al particular quebrado volver a empezar de cero. Generalmente perderá su patrimonio, pero se librará de aquellas deudas que no haya podido satisfacer.

    Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad

    Ahora sabes qué es la Ley de Segunda Oportunidad. Pero, ¿cómo funciona? ¿te interesa recurrir a ella? ¿cuánto tarda en gestionarse? Y, más importante todavía, ¿tiene costes adicionales?

    Tratar en detalle el mecanismo de segunda oportunidad requiere extendernos demasiado. Así que vamos a presentarte la estructura general del procedimiento e incluiremos enlaces a otros artículos donde hemos desarrollado con más profundidad cada concepto.

    El acuerdo extrajudicial de pagos

    Para iniciar el proceso de segunda oportunidad tienes que presentar un modelo de solicitud. En él indicarás toda la información necesaria para tramitar tu segunda oportunidad.

    Cuando presentes este modelo se nombrará a un mediador concursal y se iniciarán los trámites del acuerdo extrajudicial de pagos (AEP).

    Durante el AEP tendrás la oportunidad de negociar con tus acreedores, pudiendo reestructurar tus deudas para que sean más fáciles de pagar. Siempre que cuentes con las mayorías suficientes, el acuerdo que firmes será obligatorio para todos tus acreedores.

    El concurso consecutivo

    En caso de no llegar a ningún acuerdo o cuando tu patrimonio sea insuficiente, el mediador concursal solicitará la apertura del concurso consecutivo. Esta fase se tramita ante el Juez concursal.

    En el seno del concurso consecutivo se tramitan dos elementos centrales del proceso de segunda oportunidad:

    • La liquidación de tu patrimonio. Conlleva la ejecución de todos tus bienes y derechos, que se aplicarán al pago de tus deudas. Si cuentas con un abogado especializado en estos procedimientos será capaz de salvar algunos elementos patrimoniales, como tu vivienda habitual.
    • La solicitud del beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI). El BEPI permitirá al Juez concursal declarar que algunos créditos queden cancelados.

    El beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho

    Dependiendo de tu situación, el BEPI puede ser definitivo o provisional. Así, cuando sea definitivo lograrás cancelar tus deudas impagables de forma automática. Mientras que cuando sea provisional quedarás sometido a un plan de pagos.

    El plan de pagos puede durar hasta 5 años, y siempre que lo cumplas quedarán canceladas tus deudas. Incluso las públicas (como las de la AEAT o la Seguridad Social). De hecho, un buen abogado podría lograr que se aprobara el BEPI incluso en aquellas situaciones en que no logres cumplir íntegramente tu plan de pagos.

    En cualquier caso, el BEPI supone el punto final del proceso de segunda oportunidad. Al llegar a él ya habrás cancelado tus deudas y podrás volver a empezar.

    Cuánto cuesta la segunda oportunidad

    Como has visto, la concesión del BEPI puede llegar a tardar 5 años desde que se aprueba el plan de pagos. Evidentemente, esto es una duración muy dilatada.

    En realidad, un proceso de segunda oportunidad rápido puede tardar entre 4 y 7 meses. Es el seguimiento del plan de pagos lo que hace que el trámite pueda alargarse. Y, evidentemente, el seguimiento requerirá de cierto control por parte de tu abogado.

    Sin embargo, tener a un especialista a tu disposición no tiene por qué ser caro. Por ejemplo, en Debify te ofrecemos toda la asistencia jurídica que necesitas por tan solo 2.400 euros.

    Además, como sabemos que te encuentras en una situación delicada, cobraremos de forma fraccionada, desde 99€ al mes, IVA incluido. De este modo podrás cancelar tus deudas sin tener que asumir otro compromiso económico difícil de gestionar.

    Recuerda que también tendrás que pagar los honorarios de tu mediador concursal. Aunque esta cantidad depende del volumen de tu activo y pasivo, suele ser simbólica. Por último, necesitarás hacerte cargo de los gastos notariales y, en su caso, del procurador.

    Ventajas de la Ley de Segunda Oportunidad

    Como ves, la principal ventaja de la Ley de Segunda Oportunidad es que te permite cancelar tus deudas. Realmente, este es el único modo de librarse de cierto tipo de deudas. Y es que la refinanciación o la reestructuración de la deuda no siempre funcionan.

    Ten en cuenta que desde el momento en que solicites tu acuerdo extrajudicial de pagos conseguirás parar los embargos. Además, dejarás en suspenso el devengo de intereses.

    De modo que acogerse a este mecanismo es favorable desde el mismo instante de iniciar las negociaciones.

    Por otro lado, la cancelación de deudas públicas suele ser compleja. Al contrario de lo que ocurre con los acreedores privados, las Administraciones Públicas no están abiertas a negociar sus créditos.

    Así que gracias al BEPI conseguirás librarte de estas deudas, particularmente relevantes en el caso de los autónomos.

    En definitiva, no deberías pensarlo más. Si no puedes pagar tus deudas y quieres quitártelas de encima, contacta ya con nosotros para que te ayudemos a cancelarlas. Ya sabes qué es la Ley de Segunda Oportunidad. Ahora solo hace falta que la pongas en marcha.

      ¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




      He leído y acepto la política de privacidad

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      ×