En 2015 se aprobó la Ley de Segunda Oportunidad para personas físicas. Esta norma introdujo importantes novedades al procedimiento concursal, permitiendo que particulares y autónomos cancelaran sus deudas cuando no pudieran pagarlas.

Dado que hemos dedicado un artículo específicamente a las ventajas de la Ley de Segunda Oportunidad para los autónomos, queríamos preparar otro para explicar sus beneficios para los particulares.

De modo que si eres un particular, tienes más deudas de las que puedes pagar y quieres deshacerte de ellas, esta información te interesa. Adjuntamos un par de formularios de contacto, gracias a los cuales podrás solicitar la asistencia de un abogado especialista en segunda oportunidad.

Librarte de tus deudas nunca fue tan fácil: tras un rápido estudio de tu situación podremos iniciar los trámites de la segunda oportunidad y dejarás atrás deudas de hasta cinco millones de euros. ¿Quieres saber cómo?

¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




He leído y acepto la política de privacidad

La ley de segunda oportunidad para personas físicas

Hasta 2015, el mecanismo más similar al que estudiamos aquí era el concurso de acreedores. Este se regulaba en la Ley Concursal (donde, de hecho, se regula actualmente la segunda oportunidad).

El problema del concurso de acreedores es que estaba diseñado para ayudar a las personas jurídicas en situación de insolvencia y a sus acreedores. Sin embargo, la Unión Europea recomendó que se establecieran mecanismos de segunda oportunidad efectivos para los particulares.

Fue así como se diseñó esta ley, basada en el principio de fresh start o vuelta a empezar. Así, hasta que se aprobó esta norma quien tenía deudas las arrastraba hasta conseguir pagarlas. Esta forma de proteger a los acreedores se llama “principio de responsabilidad patrimonial universal”, y se regula en el artículo 1911 de nuestro Código Civil.

Sin embargo, la Ley de Segunda Oportunidad vino a establecer una flexibilización de este principio. Su filosofía es que el deudor debe poder renegociar sus deudas. Y para ello establece un marco de negociaciones con importantes ventajas.

Pero en el caso de que las negociaciones no lleguen a buen puerto, la Ley todavía prevé un mecanismo adicional. Se trata del “beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho” (BEPI). Gracias al BEPI, si se llega a liquidar tu patrimonio se cancelarán las deudas restantes.

Antes de la Ley de Segunda Oportunidad era frecuente ver situaciones como que un banco se quedara con la casa de sus clientes y siguiera exigiéndoles el pago de sus deudas. Pero ahora han cambiado las reglas de juego. Ahora podrás cancelar ese tipo de deudas con la ayuda de un buen abogado.

Beneficios de acogerse a la segunda oportunidad para los particulares

Como decimos, la Ley de Segunda Oportunidad establece un marco de negociaciones para reestructurar la deuda. Esta reestructuración se conoce como “acuerdo extrajudicial de pagos” (AEP). Las características del AEP son:

  • Permite renegociar la deuda, incluyendo quitas, esperas, cesiones de derechos…
  • No es necesario que lo apoyen todos los acreedores. Con que obtengamos una mayoría suficiente resultará obligatorio para todos.
  • Establece un escenario propicio para la negociación. Lo que introduce las primeras dos ventajas de la Ley de la Segunda Oportunidad:
    • Detiene el devengo de intereses. Por tanto, nuestras deudas no seguirán creciendo mientras negociamos.
    • Congela los embargos. Así, si han decretado un embargo de tu nómina o te quieren ejecutar la vivienda habitual o el coche, conseguirás salvarlos gracias a este mecanismo.

Pero las ventajas de esta norma no terminan aquí. Durante la negociación del AEP, un abogado especialista en la Ley de la Segunda Oportunidad podría conseguir interesantes condiciones. Por ejemplo:

  • Cancelar hasta el 99 % de tus deudas.
  • Fraccionar tus pagos durante un plazo de hasta 10 años.
  • Lograr una dación en pago para que se cancele la parte restante de la hipoteca.
  • Salvar tu vivienda habitual del embargo y liquidación.

Por si fuera poco, el BEPI del que hemos hablado (que se solicita en el marco de un proceso judicial) te permitirá cancelar deudas de hasta cinco millones de euros. Además, conforme a los últimos pronunciamientos judiciales, en determinados casos podrás:

Algunas preguntas frecuentes

Aunque disponemos de un artículo en el que resolvemos cuestiones frecuentes en torno a la segunda oportunidad, hemos creído conveniente introducir en este texto tres preguntas clave:

A continuación resumimos las tres dudas principales que los particulares soléis plantear antes de acogeros a la Ley de Segunda Oportunidad para personas físicas.

¿Cómo funciona el proceso de segunda oportunidad?

Para acogerte a este proceso solo debes cumplir tres condiciones iniciales:

  1. Ser una persona natural (no una empresa u organización) en situación de insolvencia actual o inminente con una deuda inferior a 5 millones de euros.
  2. No haber sido condenado por determinados delitos en los últimos 10 años ni haber recurrido a este mecanismo en los últimos 5.
  3. Haber actuado de buena fe. Es decir, no haber provocado ni agravado tu insolvencia y haber colaborado con la administración concursal.

Durante el proceso pueden variar estas condiciones, como explicamos en nuestro artículo sobre los requisitos para cancelar deudas.

Siempre que cumplas estos requisitos podrás solicitar la iniciación de las negociaciones para el acuerdo extrajudicial de pagos. Si este tiene éxito, habrás conseguido cancelar y reestructurar prácticamente todas tus deudas.

En caso contrario, el mediador concursal solicitará la apertura del concurso consecutivo, donde tu abogado solicitará el BEPI. Aunque liquidarán tu patrimonio, cancelarás todas las deudas pendientes.

¿Cuánto me costará el proceso?

En Debify podemos gestionar todo el proceso desde tan solo 2.400 euros. Además, podrás pagar fraccionadamente, en plazos que te permitan afrontar los costes de la segunda oportunidad sin realizar más sacrificios.

¿Cuánto tardaréis en cancelar mis deudas?

Si el acuerdo extrajudicial de pagos tiene éxito, el proceso puede durar unos tres o cuatro meses. En caso de no llegar a un acuerdo se alargará algo más, ya que habrá que gestionar la fase judicial.

Sin embargo, no debería tardar más de un año en resolverse. Recuerda que el BEPI se puede conceder de modo provisional, lo que supondrá una vigilancia de tu estado patrimonial y del cumplimiento del plan de pagos durante cinco años más.

En definitiva, si quieres cancelar tus deudas ya mismo no tienes más que rellenar nuestro formulario. Nos pondremos en contacto contigo para estudiar tu situación gratuitamente. Juntos podemos sacar el máximo partido a la Ley de Segunda Oportunidad para personas físicas.

¡Contacta ya con tu especialista en Segunda Oportunidad!




He leído y acepto la política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies